3 Comments

En que momento se me ocurrio a mi…

… que eso de estar ociosa en mi anterior curro era aburrido y que necesitaba currar más. Alguien debería haberme avisado de que esos pensamientos los carga el diablo y ahora de tanto que hay y de tanto que va a haber hecho de menos mis ratazos de procastinación.

A todo se acostumbra una y aunque en el fondo antes vivía mejor, espero que esto sea para avanzar, porque si no a mi me da algo. Lo peor de todo es que tengo el blog, aquí nuevecito en WordPress y lo tengo abandonado y eso no puede ser.

Como llevo varias semanas sin poder escribir, tengo anecdotas (como las de Lolita) para dar y regalar . Ahi os dejo unas cuantas

-Le pongo a un tío del Gim… lo se porque lo de ponerle es literal, cuando coincidimos en la zona de pesas entra en modo tienda de campaña, muchas diréis que que asco, etc, etc pero a mi me da entre risa y pena, porque se ve que el hombre lo pasa mal.

-Con el metro de Madrid cada día podría haber una anécdota… Lo ultimo que me ha ocurrido es ver a un hombre rezando a voz en grito en el vagón. Imaginaos a un hombre de lo mas normal que sin previo aviso empieza a proferir alaridos como enfadado, rogándole a la virgen que nos proteja y no se que cuantas cosas mas… Llega a ser de otra religión y habríamos salido todos por piernas.

– Y la ultima es de mi cosecha particular. El viernes nos fuimos al cine, la idea era cenar en el Kinepolis y luego peli en sesión nocturna, pero como últimamente estoy tan centrada yo, cuando mi chica me dijo la peli que le apetecía y la pedí por Internet di por hecho que la cogía las entradas bien…. así que nos presentamos el viernes 17 de febrero a ver el estreno de “La bella y la bestia” (que se estrena el 17 si, pero de marzo) y claro la liamos parda en la cola, porque hasta que se nos ocurrió mirar en el móvil algo mas que el código de barras de la entrada…

Y es que últimamente, estoy mas para allá que para aca… que ganas de primavera y sol.

Llevo unos días que me ha dado con esta canción, que tantos recuerdos me trae…

3 Comments

  1. La acabarás haciéndote con las tareas del curro y las sobrellevarás. Lo del tío del gimnasio muy normal tampoco es. Excitarse por verte pasar es raro, raro, raro. Igual dejas un reguero de feromonas, jaaaajaja. Y al final, ¿Visteis alguna peli en el cine, o hasta de aquí a un mes no iréis? Saludos.

  2. A ver, es que todos los extremos son malos, ni cero trabajar que te aburres ni ritmo frenético a tope! A ver si te baja un poco la carga de trabajo y te relajas más.

    No tiene años ni na la canción! no tengo muchos recuerdos yo asociados, del colegio quizá…

  3. Lo de los gimnasios es un caso aparte fía. Te doy la razón, más que repelús a mí me daría la risa, porque si nosotras nos venimos arriba no se nos nota, pero ellos los pobres teniendo un cable suelto pues ye lo que hay. Angelico.

    Lo del Metro ya no digamos. Yo estuve varias veces en Madrid y TODAS vi cosas paranormales. La peor fue un nota que entró con un cesto de ropa sucia, hablando solo y con electrodos pegados al pecho como si acabara de hacerse un electro. Muy turbio todo. Me imagino que eso será el pan vuestro de cada día, pero los que somos de pueblo quedamos a cuadros.

    De lo del cine no hablo porque el día menos pensado me pasa a mí y no me puedo reír que ya sabes que el karma es muy justo y lo devuelve todo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *