2 Comments

Balance…

Ya han pasado tres meses…. cambio de vida con el cambio de trabajo. Podéis pensar que no es para tanto, solo es un trabajo. Pero para mi, después de 9 años en un lugar alejado de Madrid, con un horario de PM y responsabilidades relativamente livianas a donde estoy ahora, si que es un señor cambio…Y aun así, no puedo decir que sea un cambio para mal… en absoluto!

Por ahora estoy contenta y acojonada a la vez. Contenta porque me está gustando el cambio, me gusta Madrid, me gusta bajarme andando de Nuevos Ministerios a Plaza España, perdiéndome por las calles, cogiendo una nueva rutina, que no termina de serlo, porque siempre hay algo diferente que hacer. Contenta con el cambio de ambiente, que aunque se nota que la gente lleva mucho tiempo junta y ahora hemos llegado dos “acoplados” pero no parece que haya recelos y parecen a simple vista gente maja y abierta. Y acojonada por ser capaz de dar la talla, de ser capaz de hacer el trabajo bien, de aprender todo lo que tengo que aprender y no dejarme vencer por el agobio.
No puedo decir que el cambio no sea radical, sobre todo ahora con la jornada partida. Se trabaja mucho , pero mucho más de lo que trabajaba antes, te controlan todo lo que haces, hay una aplicación donde computar cada minuto que dedicas a una tarea (lo que no hay es opción de decir la de tiempo que pierdes con la aplicación de marras) no hay tiempo para procrastinar. La gente que lleva mucho, esta quemadilla, pero no en exceso. Las secciones están muy compartimentadas aunque trabajamos en una sala totalmente diáfana, blanca donde cabríamos muchos mas de los 35 que estamos. Algo diametralmente opuesto a la vida en mi anterior trabajo.
He aprovechado para apuntarme al Gimnasio que han abierto en la estación de Metro de Nuevos ministerios y voy dos días a la semana (por ahora). Total me sale bastante mas barato que el de mi barrio, además ahora ya tengo claro cual es mi problema de rodilla, que puedo y que no puedo hacer, así que no puede ser mejor la cosa.
Solo hecho de menos algo de vida social post-trabajo, porque estando en el centro apetece una cervecita después de un día duro delante del ordenador. Pero todo se andará.
Eso si a partir de ahora llegará el otro gran cambio, los días se acortan y debería empezar a hacer frio y con la oscuridad y el mal tiempo las cosas se ven de otra manera… quien sabe lo que pensaré cuando lleguen las navidades!

2 Comments

  1. Los cambios siempre nos crean esa incertidumbre de no saber muy bien que pasa o pasará! Me alegro que por ahora todo sea bonito… periodo de adaptación y ánimo que seguro saldrá todo genial. El invierno también es muy cuco así que aquí estamos para recibirlo con los brazos abiertos! Besos guapa

  2. Los cambios supongo que siempre dan respeto, porque lo desconocido siempre crea cierta desconfianza, al menos a mí.
    Pero bueno siempre son una oportunidad para saber como nos desenvolvemos fuera de la zona de confort, y siempre está bien.
    A mí Madrid me gusta, igual no para vivir toda mi vida porque es una ciudad completamente opuesta a la mía y masificada, y reconozco que me gusta la tranquilidad de mi villa, no te lo voy a negar.
    No obstante, haré un viaje muy pronto y quién sabe. Lo mismo tengo que pedirte recomendaciones sobre zonas para vivir y gimnasios.
    Me alegro de que vaya bien!
    Besin

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *